Hace ya más de un año que desde GUREAK asumimos el reto al que se nos invitaba en Zaragoza de acoger y organizar una nueva edición de este Foro – (muy vinculado al desarrollo de iniciativas dirigidas a la mejor inclusión de personas con discapacidad intelectual sin excluir otras)- al que veníamos asistiendo como partícipes en los últimos años.

Donostia, ciudad acogedora para el turismo, pero también faltaría más para los que persiguen una sociedad más justa equilibrada y sostenible, servirá de escenario donde recrear, de la mano de GUREAK, modos y maneras de afrontar ese futuro lleno de incertidumbres desde la complicidad entre personas y agentes sociales en la búsqueda de “soluciones innovadoras para el pleno desarrollo de las personas”.

Vivimos tiempos en los que no es fácil encontrar lugares donde contrastar ideas y opiniones sobre este tipo de temas. Cada uno gestiona su propio espacio, su presupuesto, su clientela, pero ¿somos capaces de estirar el cuello y preguntarnos por dónde nos llega el futuro, con qué exigencias de actualización de nuestras maneras de abordar la búsqueda de soluciones? ¿En qué devendrá la colaboración público-privada ahora mismo clave en el funcionamiento de nuestras organizaciones? ¿Cómo podremos seguir a flote en ese complicado mar donde emergen nuevas y graves necesidades sociales que como una ola gigante arramplarán con todo lo tejido hasta ahora? ¿Se nos atenderá cuando en un último esfuerzo saquemos la mano entre el oleaje y pidamos que alguien se ocupe de ”lo nuestro”?

Ni el pesimismo ni el pretender mantener el actual estadio de confort nos llevarán a la innovación. Tocará ser inconformistas (lo hemos sido en décadas), ensanchar el campo de acción, participar en la gestión de respuestas a otras demandas sociales, entender esta sociedad progresivamente compleja y “precarizante”.

Y para eso toca juntarse, mirarnos cara a cara, debatir en grupo, reinventar lo que hacemos, ensayar nuevas vías, y de paso confraternizar porque la complicidad entre personas, también entre entidades, es, puede, o debe de ser, fuente de inspiración y de aprendizaje en esa dirección de búsqueda de situaciones nuevas en las que añadir valor. Valor social, y valor económico.

No faltará el impacto de ponentes acreditados que con sus exposiciones y propuestas exciten nuestras neuronas para alumbrar un actualizado pensamiento, propio porque el pensamiento gremial, preestablecido, y “correcto” ya nos vendrá dado de todas las formas.

Suerte al “Foro” y sus partícipes, y ánimo a los que no se cansan de pretender mejorar la calidad de vida de personas que lo tienen crudo, que lo tienen difícil. Buen reto.