Dejo constancia de mi satisfacción y la del conjunto de personas que conformamos GUREAK por haber resultado ganadores de la VIII edición de los Premios Integra que anualmente convoca BBVA y que a la vez que reconoce en nuestro caso una trayectoria de 40 años emprendiendo iniciativas para la inclusión social mediante el trabajo, trae consigo una asignación económica de 150.000 € que bien seguros pueden estar los patrocinadores tendrá un buen destino en la potenciación de alguno de nuestros variados programas y proyectos.

No era la primera vez que optábamos a este prestigioso galardón (hasta en tres ocasiones anteriores habíamos quedado finalistas) y no deja de ser motivo de orgullo saber que hemos competido con otras 55 organizaciones que seguro acreditaban cada una a su nivel méritos considerables. Nuestro saludo a todos ellos y a los que nos precedieron en el tiempo llevándose el Premio en convocatorias anteriores.

Nos llega el reconocimiento en plena madurez, 40 años de historia, con importantes logros cosechados (5.000 personas empleadas y ocupadas en un Territorio de 700.000 habitantes y 305.000 de población activa es prueba de ello) y con las bases organizativas y financieras sólidas para continuar en el futuro tratando de aportar a la mejora de las condiciones de vida de personas con discapacidad un abanico siempre dinámico y creciente de alternativas laborales dignas y adaptadas a las posibilidades de cada uno.

Y quiero pensar que lo que ha pesado en la decisión del Jurado no habrán sido sólo las grandes cifras, sino que habrán llegado de alguna manera a entender que el proyecto sigue vivo, que seguimos innovando y mejorando, que llevamos tiempo en el convencimiento de que la cantidad no debe de estar reñida con la calidad en todo lo que hacemos.

Posiblemente hayan visto que todos nuestros movimientos en el mercado buscando oportunidades rezuman de un interés directo por las personas que empleamos, personas a las que nos debemos y dirigimos nuestra acción.

No sé si habrán podido constatar el enorme respeto que tenemos por la buena gestión del dinero público que se nos encomienda, ese dinero que los contribuyentes ponen a nuestra disposición por cuantía de 37’8 millones de € (sumadas todas las ayudas y bonificaciones de la Seguridad Social) y que nosotros podemos acreditar (ver memoria  2015 en www.gureak.com ) retornamos íntegramente vía impuestos que pagamos (IVA, IRPF, Sociedades, cuotas Seg. Social) con un total de 39’5 MM € después de haber distribuido 60’1 millones en salarios, ahorrado 3’4 en el sistema de pensiones (PNCs) y otros 10’1 MM € de no gasto en el sistema de servicios sociales por aquellos que por su grado de discapacidad estando en nuestro caso en empleo pasarían a ser usuarios de las políticas sociales en otro tipo de programas.

Me reconforta pensar que hemos llegado hasta aquí, pero como contesté en un reciente programa radiofónico en ONDA VASCA cuando me preguntaron “a partir de ahora qué” como si un Premio pudiera ser el colofón para poder dar la obra por hecha, seguimos teniendo a pesar del crecimiento de todos estos años 518 personas en lista de espera que esperan su oportunidad de pasar a ser población laboral activa en alguno de nuestros proyectos. Dos terceras partes de ellos (374) son personas con un problema de enfermedad mental que no deja de ser una problemática creciente en nuestra sociedad, y un tercio (144) personas que responden al perfil de discapacidad intelectual que está en el mismo origen y razón de ser de GUREAK. Aunque sólo fuera por atender esta demanda, seguimos obligados a mantener todos nuestros motores en marcha, a velocidad de crucero, y con el rumbo puesto en una sociedad más inclusiva y justa. Para eso y no para otra cosa existe GUREAK y este tipo de  organizaciones.

Seguimos abiertos a la colaboración con los programas públicos de nuestro entorno institucional en el País Vasco y a cuantas organizaciones del Estado busquen compartir experiencias enriquecedoras. Ilunion sabe de nuestra predisposición y con nuestros amigos de SOLTRA en León continuamos con nuestra entente colaborativa.

La Cooperación Internacional también se nos presenta como un reto atrayente como recientemente hemos podido comprobar en una iniciativa en la que nos ha correspondido de la mano de Euskal Fondoa presentar nuestra manera de hacer en La Habana Vieja (Cuba) en sede de la Oficina del Historiador.

Evidente. Casi podemos decir que no hemos hecho más que empezar y que tenemos todo el futuro por delante para progresar en lo nuestro y no defraudar a los que nos han elegido como proyecto relevante en esta VIII Edición de los Premios Integra del BBVA. Gracias a todos.