Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo. Es el saludo que nos toca en las fechas del año en las que estamos. ¡Qué rápido se me ha pasado el 2014! Si parece que fue ayer…Ya estamos de nuevo con Olentzero … o los Reyes… los Magos claro… no los otros…

Volvemos al consumismo inevitable… parece que además se ha recuperado algo la capacidad de compra de los ciudadanos… ¿En vuestra casa o en la nuestra? ¿Qué pondremos? ¿Yo no me quiero complicar la vida? ¿Y si este año los celebramos fuera de casa? Puede ser, pero dónde… porque yo no quiero ir a un cotillón de esos…

Toca saludar y felicitar, y yo no voy a ser menos. Me apetece saludar en primer lugar a los lectores, pacientes ellos y ellas, de este blog. Qué maravilla que me hayáis seguido en las 84 intervenciones que llevo escritas, y qué respeto me inspira saber que lo hacéis. Y cuando alguno, alguna de vosotras me paráis en la calle para decírmelo, os juro que además de complacerme saberlo me asalta como un arrebato de responsabilidad por el que me digo a mí mismo “a ver si soy capaz de decir algo que interese que ya no tengo edad para hacer el paria…” Cosas que me digo a mis adentros… Esto sí que fue una “ocurrencia”… ez al da horrela Jon Ander?

También nos podemos felicitar por lo que nos dicen que apunta a una mejora de la situación económica. Pero hagámoslo si así conviene al margen de campañas electorales que es en lo que están ya nuestros gobernantes y al hacerlo no nos olvidemos (nos vendrá bien en el 2015) mantener cierta actitud crítica, no creernos sin más lo que nos cuentan, kontu izan sinistarazi nahi dizkigutenekin…

Les felicitaría personalmente a los que van a pasar a ser receptores de una nueva ayuda para parados de larga duración de algo así como 475 € al mes cumpliendo determinadas condiciones y que se mantendrá al menos hasta después de las elecciones. Qué maravilla que se pueda hacer ahora algo de justicia que hasta hace poco los mismos actores decían que no se podía y que no era conveniente porque se acostumbraba al “pueblo” a la “sopa boba” en lugar de activarlo en busca de ese empleo que objetivamente no existía. Que disfruten de “esas pocas gotas después de la larga sequía” que he oído decír a un ciudadano entrevistado en cadena televisiva, y que alimenten algo mejor en estos meses a sus criaturas mal nutridas que por lo que se sabe las hay.

¿Será capaz ahora el sistema público de aportar lo que creíamos necesitaba cubrir el “banco de alimentos”? ¿Y este cambio en tan pocos días? ¿Tendrá algo que ver la irrupción de “Podemos” en todo esto? ¿O será que nos hemos caído del guindo (o se dice guindos) así como repentinamente?

No puede faltar mi saludo a todos mis compañeros de GUREAK (en sus distintas unidades y negocios, en Gipuzkoa, en Navarra, en Gasteiz o en Catalunya como Pilar y nuestros “lavanderos” de la Val d’Aran). BON NADAL. ZORIONAK guzioi.

Compañeros de viaje que compartimos EHLABE con vizcaínos y alaveses en una apuesta por hacer País desde la mejor ordenación de nuestro sector de actividad.

Nuestras fundaciones como Fundación Goyeneche y Fundación Zeharo que cada una en su papel continúan afrontando las dificultades de su cometido.

Y qué mejor ocasión para saludar proyectos en los que participamos fuera de nuestros límites de Euskal Herria como Manchalan en Castilla la Mancha (buen trabajo tocayo) y SOLTRA en Castilla y León donde el 2015 vamos a apuntalar las mejoras conseguidas en el 2014 (aupa Josean).

Y en la medida en que el próximo año celebraremos el 40 aniversario de constitución de GUREAK, quede reflejo de nuestro saludo a ATZEGI y sus profesionales que están en el origen de nuestra bonita y dinámica historia.

Son días propicios justo para ésto. Para saludarnos y felicitarnos. Y desearnos que nos vaya bien a todos en el año que próximamente vamos a estrenar, porque no nos olvidemos de que cuanto más feliz sea nuestro vecino y mejor le vayan las cosas, más fácil será que la vida de cada uno de nosotros resulte satisfactoria. La felicidad es como la risa. Se contagia si uno se deja.

Pues nada. A no pasarse con la dieta y a cargar ganas para un 2015 que nos espera en su plenitud de retos, problemas y desafíos. Y con la lotería ya se sabe, siempre quedará el consuelo de la “salud” y ésta sí que será bueno no nos falte.

AGUR 2014. ONGI ETORRI 2015.