En el idioma inglés que se nos va metiendo en todos los entresijos de nuestras vidas, ON es la antítesis de OFF. Si “on” puede significar “estar en posición de abierto”, estar “encendido” “prendido” en todos esos botones de conexión de toda la cacharrería eléctrica y electrónica que utilizamos, “off” sería justo lo contrario,  es decir “fuera de servicio” “apagado”.

 

Mas no todo se explica necesariamente en inglés. Hay otras muchas lenguas, algunas minoritarias como es el caso del euskera, y en este ancestral idioma la palabra “ON” significa sencilla y llanamente “bueno”. Bueno de bondad, una de las virtudes que más echamos en falta cuando “lo malo” se impone y nos cubre de vergüenza.

Y “on egin” es hacer el bien, algo que nos emociona cuando vemos personas abnegadas que en silencio (si la fuerza mediática les respeta) atienden necesidades y problemas de otros con una sonrisa, con una buena palabra, aún a costa en muchos casos de su salud cuando no de la vida propia.

Estoy seguro que incluso los que se han permitido públicamente frivolizar con el comportamiento de una enfermera implicada hasta las cejas en la emergencia sanitaria del Ébola, sienten en lo más profundo de su impresentable persona verdadera admiración por lo auténticamente bueno del comportamiento profesional de la implicada.

Bajando a pisar suelo vasco, hemos participado hace unos días en el lanzamiento de una campaña publicitaria que persigue la mentalización de la sociedad en general con el lema de ELKARRI ON (www.atzegi.org/elkarrion  #ELKARRION). Si como hemos dicho ON es lo bueno, el bien, “elkarri” nos lleva a la reciprocidad, al hacernos bien unos a otros, dando y recibiendo en el día a día, en nuestra convivencia diaria. Hace referencia la campaña lanzada en su cita anual por ATZEGI (Asociación Guipuzcoana en favor de las personas con discapacidad intelectual fundada en 1960 y miembro activo de FEVAS y FEAPS) a los beneficios que la “inclusión” en la vida social, laboral y familiar de estas personas aporta a los demás. El cartel de la campaña está montado sobre una foto en “selfie” en la que dos personas sonríen disfrutando de una proximidad física y emocional. Una de ellas es una simpática y joven mujer cuyos rasgos nos dicen que se trata de una persona con síndrome down, y es una protagonista más en esta historia que se quiere contar para hacer saber a todos los ciudadanos y ciudadanas, que la convivencia con personas de características y capacidades diferentes es fuente de bienestar, mejoran el clima laboral, su afabilidad relaja el ambiente de tensión existente casi como regla general, y hacen que hasta salude el siempre reacio a decir buenos días (egunon). Conozco que hay ciertamente muchos testimonios que lo atestiguan y la campaña de Atzegi en este 2014 pretende recoger en la dirección preparada al efecto (#ElkarriOn) un número muy elevado de “selfis” en el que se remita la foto junto con personas con este perfil de dificultad acompañada de un mensaje que en pocas palabras resalte un punto positivo que aporta la vida junto a esta persona (compromiso, alegría, afán de superación…).

La campaña de pasado año de la que también nos hicimos eco en este blog era “Encuentra tu papel” como invitación a elegir cada uno dónde situar nuestra colaboración y en este nuevo lanzamiento se busca superar la sensación de que estas personas requieren nuestra ayuda y son receptores de apoyos más o menos permanentes para poner en valor lo que ellas aportan a los demás haciéndonos mejores, haciéndonos el bien, ELKARRI ON.

Me complace personalmente poder decir que otra iniciativa muy cercana, esta vez de la sociedad civil alavesa, sistematiza en la plataforma HAR-EMAN (dar y recibir) (#HarEman http://www.har-eman.org/) testimonios positivos con la misma intención aunque con distinta metodología. Qué buena y positiva coincidencia en la idea de que en Euskadi seamos cada vez más inclusivos y tengamos claro lo que de verdad aportamos y nos damos de bueno (ON)  unos a otros.

Encendamos pues el ON de ELKARRI ON.

¿Nos hacemos un selfie?