Las podemos tener y apreciar, o por pesimismo innato ignorarlas y tender así a ver la botella siempre medio vacía. Parece como que siempre hay dos fuerzas que pugnan entre ellas para ver cuál se termina imponiendo: la de la mitad llena o la que tiende a verla medio vacía. Al grano.

Justo este pasado 23 de septiembre (fin de la primavera y vísperas del otoño, !qué bonita estación también ésta!), tuve ocasión de participar en un «sarao» con gentes de ambientes muy distintos al que habitualmente nos toca en GUREAK y en los ámbitos profesionales ligados a lo social y al empleo con discriminación positiva, donde con motivo de la 62 edición del FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE SAN SEBASTIAN fuimos invitados a compartir un lunch con sabor genuinamente «vasco» en un Restaurante con el que vamos progresando en ámbitos de colaboración empresarial además de aportaciones en jardinería y cuidado de huerta y programas. Saludos en abundancia entre otros a la dirección de BASQUE CULINARY CENTER que entre otros méritos tiene el de haberse sumado a nuestro programa PAUSO BERRIAK (2 personas con S.Down en prácticas en sus instalaciones).

Y he dicho lo de «vasco» porque entre exhibiciones chocolateras de Gorrotxategi, sidras de Kupela de Zelaia, cintas de carne que prometían unas chuletas impresionantes, un atún entero de 57 kgs dándonos desde su caja de poliuretano blanco y entre cubos de hielo su saludo quieto pero desafiante (a ver quién me inca el diente…) y un quesero acompañado de miembros uniformados de la Cofradía del Queso Idiazabal enseñando el proceso de elaboración de dicho queso (cuajo de estómago de oveja incluído), estaban nada más y nada menos que los más vascos entre los vascos que no eran otros que los «andaluces» que protagonizaron el enorme éxito de los «OCHO APELLIDOS VASCOS». Saludamos a uno de sus guionistas Borja Cobeaga que ese mismo día presentaba otra osada película INTERMEDIARIOS sobre episodios humanizados y humorizados sobre la última negociación de ETA con el Presidente de los Socialistas Vascos en Ginebra. Al Director Emilio Martínez Lázaro. A actores que nos hicieron reir y sonreir como Clara Lago, Karra Elejalde , Carmen Machí  Alberto López, Alfonso Sánchez y el «cura» de la peli Aitor Mazo que nos volvió a dar a todos la bendición.

Y vuelvo a las buenas sensaciones porque eso es lo que transmitían estos profesionales del cine y de la comedia de su experiencia de grabación en Euskadi (hablaban de Zarauz, Zumaia.. como si hubieran sido adoptados por sus moradores). Y hablaban del «Festival» y del «buen rollo» que se respiraba.

Añado: las flores de la boda en la película fueron aportadas por nuestro establecimiento LORALDI, como lo han sido los ramos de la primera película producida íntegramente en euskera LOREAK (FLORES) que también se ha presentado esta semana en el certamen internacional.

«Es que vamos por la calle» y en Sevilla alguien nos puede pedir un autógrafo o así… pero es que paseando por Donosti hay gente de todas las edades que nos reconocen, nos paran, y algunos/as nos dan las gracias». «Gracias por lo que habéis hecho«… «y eso no nos había pasado nunca» se decían entre ellos los actores. Y alguno recordaba cuál era el ambiente la última vez que estuvo en el festival hace 15 años. «Nada que ver con lo de ahora» «Es que se palpa» y «uno de los elementos clave del éxito de la película, porque eso en las imágenes se quiera o no se transmite, es que todo ese entorno favorable hizo que entre nosotros lo pasáramos estupendamente y así todo nos salía redondo».

A lo que iba. Más allá de las anécdotas, estamos empezando a sentir el gran peso que supone quitarnos de encima el lastre personal y colectivo vivido en los «años duros» por llamarlo así y eso se nota, lo notamos, se transmite. Y se abren espacios para hablar de nosotros mismos, de lo que nos han hecho y de la que hemos montado. Con historias distintas, en claves diferentes, pero que oxigenan y clarifican. Como la presentación también en el Festival de «LASA Y ZABALA» un film que nos retrotrae a lo más execrable de la tortura en sede policial que algunos justificaban en la persecución antiterrorista.

Hemos empezado a poder hablar de todas estas cosas en tono histórico, irónico e incluso humorístico lo que no tiene que ser nada fácil hacer en este tipo de temas.

Y se me olvidaba. Testigos de todo lo sucedido, grabando en directo y entrevistando a unos y a otros, «el grupo de audiovisuales» de GUREAK formado por ocho «artistas» de una sección ocupacional que se quedaron con todos. Estos sí que ven la botella medio llena y que no se cortan a la hora de pedir un beso a las «actrices»

Para terminar, bukatzeko. Gracias a Josean Eizmendi por contar con nuestra gente. Mila esker ASADOR ILLARRA ko guziei.