Y si no lo creen, no tienen más que mirar las imágenes de ese Mar Cantábrico embravecido cuyas olas crecen y crecen empujadas por un viento constante que las modifica, las transforma desde una posición de “calma chicha”, “bare bare” en lengua vernácula, hasta alcanzar alturas de 5 a 8 metros (¿se imaginan tres o cuatro pisos?) que rompen contra todo lo que quiere impedir su asalto a esa tierra que alguna vez fue suya. Muros, diques, personas, mobiliario urbano saltan por los aires en tanto, paradojas de la vida, algunos surfean esas mismas olas que van a descansar en los arenales. Siempre hay una cara y una cruz en cuanto sucede.

Fuerza también la que se despliega en GUREAK desde los primeros días del nuevo año abriendo las nuevas instalaciones de las que nos hemos dotado en Zarautz (3.600 m2 de pabellón) para reubicar las actividades que cerca de 100 personas con capacidades diversas han venido desarrollando hasta ahora en Orio. Abrir la puerta de un nuevo pabellón es fácil e ilusionante, pero antes ha habido días de labor ingrata aprovechando el parón navideño para esa tarea poco reluciente de proceder a traslados de máquinas, enseres, almacenes…etc. Para ellos mi agradecimiento. Mila esker.

Y ahora donostiarras (junto a azpeitiarras y otros), a preparar la tamborrada, que el día 20 celebramos San Sebastián. RAPATAPLAN!!! Previamente a la celebración reconocemos con el TAMBOR DE ORO, máximo galardón de la Ciudad de San Sebastián a algún Ilustre, en este caso donostiarra, que se haya distinguido de manera relevante por contribuir a la difusión y promoción de la imagen de la Ciudad fuera de nuestras fronteras. Vaya mi reconocimiento a Joaquín Fuentes Biggi, eminencia mundial en la investigación sobre el autismo, persona cercana a GUREAK desde su trabajo en Gautena, premiado por haber tenido la FUERZA, habilidad y capacidad de seducción suficientes para haber convertido Donosti en sede mundial del “autismo” trayendo a nuestra Ciudad 1800 científicos registrados más sus acompañantes que celebraron por primera vez fuera de países anglosajones el Congreso Imfar (Internacional Meeting For Autism Research) compitiendo nada menos que con Barcelona. Ole! tus… digo tu fuerza Joaquín, y que el éxito te acompañe asimismo en los eventos que ahora sabemos ya tienes cerrados para 2016 y 2018 en los que seguirán visitándonos personas de prestigio en numerosos países. Como anécdota puedo recordar que recientemente recibí un mail del mencionado Joaquín en la que aparecía subido a una tribuna dando una conferencia en un Foro Internacional (creo que en Inglaterra) y a cuya espalda en la foto en pantalla aparecía la “G” de GUREAK como parte de su exposición sobre un tema que siempre nos gusta resaltar como es la aportación económica positiva en su entorno de las organizaciones como la nuestra que saben convertir el dinero público que se nos da en riqueza económica y social. Y como ejemplo, el valor económico para nuestra Ciudad de estos Congresos ahora galardonados.

Fuerza es algo que necesitamos para cumplir objetivos. Sirve para construir, pero también puede ser destructora. Es algo que las personas podemos trasladar a las organizaciones haciéndolas más fuertes, a la vez que estas nos refuerzan en un juego de retroalimentación constante. No se es fuerte sólo por uno mismo. La interrelación con otros, la suma de esfuerzos y capacidades nos hace más fuertes. Pongamos pues música de Duncan Dhu o alguna compuesta por Alberto Iglesias que fueron las otras opciones barajadas para la concesión del Tambor de Oro, y hagámonos la pregunta de ¿qué fuerza, qué fortaleza tengo para sumándola a otras de mi empresa, familia, sociedad poder ayudar a la mejora y superación de las dificultades que encontraremos en el 2014?