Aunque toca dar la bienvenida al nuevo año 2019 (y desearos felicidad a todos para el mismo), no puedo evitar hacerlo desde la impresión personal de que se trata de un año de transición hacia ese número más redondo como es el 2020 que nos espera ahí mismo. Y puestos, ahí van unas notas.

  1. Transición hacia “algo” parece ser el contexto de incertidumbre política que nos rodea, sin saber muy bien si ese algo devendrá en algo mejor, más justo y equilibrado, o si seguiremos cayendo en la miseria de la mediocridad, de la búsqueda de éxitos rápidos y renuncia a conceptos más permanentes como el del “bien común” y el acceso más equilibrado y mejor repartido del bienestar social.
  2. También en las empresas y en todo tipo de proyectos organizativos seguiremos oteando el horizonte tratando de detectar si de verdad se acerca o no la primera ola […]